Hiroshima está repleta de historias, algunas de dolor y sufrimiento, otras de superación y esperanzas. La historia de Sadako Sasaki y las mil grullas de papel es una mezcla perfecta de todos esos sentimientos.

Sadako Sasaki era una niña que tenía tan sólo dos años el 8 de agosto de 1945. Vivía en el peor lugar del mundo en el que se podía estar ese día, Hiroshima. Dicen que esa mañana, a las ocho y cuarto, un avión sobrevoló la ciudad y de repente, una luz encandiló las miradas curiosas. De allí en más, todo fue un desastre.

Sadako Sasaki y las mil grullas de papel

La bomba atómica creó una bola de fuego de 270 metros que quemó todo lo que encontró a su paso. Al mismo tiempo desató un viento feroz y radiactivo, con temperaturas de 5000 grados centígrados, que hizo estallar la ciudad en un radio de 16 kilómetros y mató a más de 70000 personas en un segundo. Luego, la lluvia negra. Una nube tóxica de polución y desechos radiactivos que cayó como una maldición sobre toda la zona de Hiroshima y sus alrededores.

En ese instante aterrador, Sadako se encontraba en su casa, a menos de dos kilómetros del epicentro. Más allá de algunas lesiones, sobrevivió a la explosión pero como muchos otros japoneses, estuvo expuesta a la radiación.

El tiempo pasó, Sadako crecío y diez años después, cuando tenía doce, contrajo leucemia, la plaga atómica, como decían los médicos de la época. Mientras peleaba contra la muerte en el Hospital de la Cruz Roja, su amiga Chizuko le contó sobre una antigua leyenda japonesa que asegura que los dioses le concederán un deseo a quien logre construir mil grullas de papel. El mayor anhelo de Sadako era curarse y volver a correr, lo repitió fuerte cuando terminó su primer origami.

Monumento Sadako Sasaki

A partir de ese momento comenzó su gran carrera, contra la muerte y por llegar a las mil grullas. Sus amigos le traían papeles del colegio e incluso utilizaba los prospectos de los medicamentos que le alcanzaban los médicos del hospital. Cien, doscientas, trescientas, su tenacidad asombraba tanto como sus ganas de vivir.

Sadako nunca llegó hacer las mil grullas de papel. Murió un 25 de octubre de 1955, cuando tenía doce años y un poco más de seiscientos origamis. Podríamos pensar que al final su deseo nunca se cumplió y que aquella leyenda de los dioses era pura patraña. Un lindo cuento de niños. Pero no, porque la historia continúa. Luego de su muerte, sus familiares y amigos, la lloraron, apretaron los dientes y decidieron completar la tarea que Sadako había comenzado.

Armaron todas las grullas que faltaban hasta llegar a las mil y reformularon el deseo en nombre de la niña. Esta vez, pidieron por la paz para Japón y que nunca más ningún otro pueblo tenga que sufrir el desastre de una bomba atómica.

Creer o reventar. Japón nunca más entró en guerra y si bien la carrera nuclear avanza día a día, aquellas bombas de Hiroshima y Nagasaki fueron las únicas que se han lanzado en contra de una población. Los dioses han cumplido.

Hoy en el Parque Memorial de la Paz, hay una estatua que la recuerda. Organizaciones y escuelas de todo el mundo, envían sus propias cadenas de grullas de papel como símbolo de paz y día a día, cientos de niños japoneses se acercan, tocan la campana para despabilar a su espíritu y le brindan su respeto.

Si pasás por Hiroshima, no dejes de ir a visitarla.

Monumento a Sadako Sasaki

MÁS INFO

¿Cómo llegar a Hiroshima?

  • Hiroshima está ubicada bien al sur de Honshu, la isla principal de Japón. La línea Sanyo te deja en el centro de la ciudad tanto en Shinkansen o en trenes locales que son más lentos pero más económicos. Por supuesto, el JRpass te sirve perfectamente para utilizarlos.

¿Dónde dormimos en Hiroshima?

Hotel Hiroshima

Santiago Guesthouse ★★★★: 4-18 Nakamachi, Naka-ku, Hiroshima-shi, Hiroshima, 730-0037. Súper cómodo y muy cerca del Parque Memorial de la Paz. Habitaciones privadas y compartidas. Café y Wifi gratis.

Contactos: (+82) 545 8477 – hiroshima@sansantiago.com | Encontrá el hotel Booking

Te dejo este link con todas las opciones de hoteles en Hiroshima

Si querés más información turística sobre Hiroshima, te recomiendo que leas:

Viajar a Hiroshima: Lo que tenés que ver y saber.

No Hay Más Artículos