¿Qué se puede decir de un lugar como Machu Picchu, que no se haya dicho o escrito ya? Que su nombre significa “Montaña Vieja” en Quechua. Que fue creado por orden del Inca Pachacutec con la finalidad de establecer un centro administrativo-religioso en función de la expansión del imperio hacia el este. Que para su construcción, que duró aproximadamente 90 años, se emplearon artesanos y científicos traídos especialmente de todo el Perú. Que allí funcionaban dos universidades a la que asistían sacerdotes y sacerdotisas (pues dato no menor, lo incas tenían una cierta igualdad de género para acceder al conocimiento). Que su ingeniería es tan perfecta que aún sigue funcionando el mismo sistema hídrico que dejaron sus creadores. Que aún no se sabe a ciencia cierta de que manera trasladaron los enormes bloques de granito traídos desde varios kilómetros de distancia. Que este misterio y belleza de Sudamérica es Patrimonio de la Humanidad y que fue descubierto de casualidad por un norteamericano guiado por un niño campesino al cual le pagó la mísera suma de 1 Sol (hoy 0,33 centavos de dólar). Se puede decir muchísimas cosas de este lugar, pero para ello hay tanta palabra escrita que no voy a sumar otro párrafo a la gran sopa de letras del ciberespacio. Hoy, a pocas horas de haber bajado de Machu Picchu, no voy a contarles absolutamente nada del lugar sino sobre lo que el lugar significó para mí.

Bienvenidos a Machu Picchu!!!

Bienvenidos a Machu Picchu!!!

Para mí Machu Picchu fue un símbolo. Un símbolo que nada tiene que ver con su historia sino con la mía. ¿Por que digo esto? Bueno, hace muchos años el santuario sagrado de los incas se convirtió en una parte importante de mi vida. No recuerdo cuando, pero hubo un día en que decidí que tenía que conocerlo y desde ese momento ese deseo no se me fue jamás. Es más se hizo más intenso a medida que se me negaba en la misma proporción.

machu-picchu-24

Hubo dos veces que estuve casi a punto de concretarlo. La primera, fracasó por la falta de presupuesto y de valentía, pues luego entendería que viajar no es una cuestión de dinero. Además encontré algunas otras excusas más para justificar mi ausencia de coraje para viajar solo, algo que en su momento me parecía un salto a un precipicio aterrador. Evidentemente todavía no era el momento, tendrían que pasar dos años más y mucha agua debajo del puente para que esas cuestiones ya no sean un impedimento personal.

machu-picchu-26

machu-picchu-41

machu-picchu-48

Tenía todo calculado, todo planeado. Me iría en el mes de julio, lejos de la temporada de lluvia y cerca de mi cumpleaños. Pero el destino suele ser lo suficientemente sabio y cabrón como para que tres meses antes de la partida me diagnosticaran un neumotorax. Se trata de un traumatismo en los pulmones que me dejó como saldo más de una semana internado, la obligación definitiva de dejar de fumar y la orden estricta de los médicos de no poder estar en lugares de altura. Chau Machu Picchu! Pasaron los ocho meses de reposo, ya había abandonado el tabaco y me había cuidado de todas las formas posibles. Lo único que no podía aceptar era la idea de dejar de lado aquel viaje. No sé por qué, quizás por una cuestión de orgullo o porque ya se había convertido en una obsesión. Así que fui a una nueva consulta médica. La sentencia fue la misma: “Si querés ir, andá. Nosotros como neumonólogos te tenemos que decir que no podés.”  Yo me quedé con la primera oración, porque a pesar de la preocupación de los médicos, yo estaba convencido de lo contrario.

El árbol que ven en la foto, se llama Árbol del Tesoro. Lo plantó el descubridor Hiram Bingham, en el punto exacto donde encontró unas pulseras de plata.

El árbol que ven en la foto, se llama Árbol del Tesoro. Lo plantó el descubridor Hiram Bingham, en el punto exacto donde encontró unas pulseras de plata.

Estaba seguro de que mi cuerpo me había dado la señal de que ahora sí era la hora indicada. Del resto se ocuparía el tiempo, que se tomó casi dos años en moldear las condiciones, las lecciones y la sabiduría necesaria para emprender ese gran viaje. Dicen que la tercera es la vencida y la ironía de la vida hizo que tenga que dar media vuelta al mundo para finalmente subir a aquella montaña y encontrarnos cara a cara.

 

Los andenes, fue un método revolucionario en la agricultura inca.

Los andenes, fue un método revolucionario en la agricultura inca.

machu-picchu-7

Espejos. No se sabe bien a ciencia cierta, cuál era su utilidad.

machu-picchu-11

Casa del Sol

Las tres ventanas.

Las tres ventanas.

Ahora estaba en Cusco, ya convertido en un viajero, luego de más de un año de travesía por el continente. Hicimos un largo camino de ocho horas, en varios tramos de bus-taxi-combi hasta llegar a la bendita hidroeléctrica. Desde allí comenzamos a andar siguiendo las vías del tren hasta llegar al pueblo de Aguas Calientes. A medida que nos acercábamos el río se hacia mas correntoso y la quebrada mas estrecha, encerrándonos entre la selva de sus montañas, colmando el ambiente de misticismo y desbordando mi ansiedad por llegar y por no perderme ni un segundo de lo que estaba viviendo. Es curioso cómo funciona la ansiedad cuando uno esta por hacer algo que anhela mucho. Por un lado quiere que el momento suceda cuanto antes y por otro lado que no suceda nunca, cuestión de retrasar el placer de ese instante único en que aquello es ahora y que luego se consumirá en el recuerdo.

machu-picchu-44

Arquitectura Inca. Las piedras están perfectamente talladas y encastradas unas con otras, sin necesidad de ningún elemento que los adhiera.

Este reloj solar, se utilizaba para medir las estaciones del año. Además para hacer distintos rituales religiosos. Dicen que está perfectamente alineado con la línea ecuatorial.

Este reloj solar, se utilizaba para medir las estaciones del año. Además para hacer distintos rituales religiosos. Dicen que está perfectamente alineado con la línea ecuatorial.

Los incas desarrollaron un sistema hídrico tan perfecto, que a pesar de las lluvias, Machu Picchu nunca se inunda. Quienes recorran las ruinas podrán observar todo tipo de canales interconectados a lo largo de toda la ciudad.

Los incas desarrollaron un sistema hídrico tan perfecto, que a pesar de las lluvias, Machu Picchu nunca se inunda. Quienes recorran las ruinas podrán observar todo tipo de canales interconectados a lo largo de toda la ciudad.

machu-picchu-6

Finalmente arribamos a Aguas Calientes cuando el sol se ponía detrás de los cerros y una nube gris amagaba con desatar la lluvia típica de estos meses de invierno. Allí descansamos un día, recorriendo y saboreando un pueblo que ve renacer cada mañana las ilusiones y la felicidad de cientos de visitantes que van y vienen desde todos los lugares del mundo.

Uno de los tantos caminos incas, que se extendieron desde Ecuador hasta Argentina.

Uno de los tantos caminos incas, que se extendieron desde Ecuador hasta Argentina.

Al día siguiente nos levantamos muy temprano, todavía era de noche. Subimos cada peldaño de esa interminable escalera hasta la entrada principal. No éramos muchos los locos que esperaban que el santuario abra de una vez por todas. A las seis en punto ingresamos, caminamos unos metros más y llegamos a ese punto exacto del planeta que había imaginado miles de veces y que tantas se me negó, que nunca creí poder pisar. Las nubes de la madrugada se disiparon y allí estaba frente a mí. Allí, igual que siempre, igual que en todas las fotos y yo mirándolo con ganas de decirle “si vos supieras lo que me costó llegar a acá”. Y seguro que me respondería: “¿A vos nomás? Preguntale a los Incas”, y tendría razón.

machu-picchu-45

De más está contarles que me quedé hasta que me echaron, que subí a Huayna Picchu a ver la ciudadela desde lo alto, que volví a bajar y recorrí cada calle, cada escalón, cada ventana. Que toqué cada bloque de piedra, que le saqué infinitas fotos, que por la tarde me senté a mirarlo maravillado y que descubrí ese lugar que tiene un magnetismo inexplicable para este aprendiz de escritor.

machu-picchu-40

Camino a Huaynapicchu

Camino a Huaynapicchu

machu-picchu-32

Emoción!

Templo de la gran caverna. Era un lugar de la elite, sólo los grandes sacerdotes podían acceder a él, por eso para llegar es que hay que caminar 3 hs más desde la cima de Huaynapicchu.

Templo de la gran caverna. Era un lugar de la elite, sólo los grandes sacerdotes podían acceder a él, por eso para llegar es que hay que caminar 3 hs más desde la cima de Huaynapicchu.

Y al final del día, luego de haber bajado las mismas escaleras que subí con tanta emoción, miré a la cima desde el río y me di cuenta que Machu Picchu se había terminado. Pero el símbolo no, y seguirá vivo dentro de mí. Es que Machu Picchu fue un deseo constante que llevé conmigo a lo largo y a pesar de las vicisitudes de los años. Y un deseo recurrente no es más que un sueño. Machu Picchu fue el símbolo de mis sueños por viajar. Tal vez por ello se cumplió al final, porque Machu Picchu fue el motor de todo un viaje que no hubiese sucedido nunca, si no hubiese soñado alguna vez con llegar allí. Es que tal vez eso son los sueños, el motor de la vida y nada más.

Les dejo "La Postal"

Les dejo “La Postal”

DATOS ÚTILES PARA POTENCIALES VIAJEROS

  • La moneda oficial de Perú es el Sol (u$s 1 = 2,76 soles)
  • Entrada a Machu Picchu: Hay varias formas de sacarla, por internet, por agencia o en Cusco. Yo les recomiendo que la saquen presencialmente en la Dirección de Cultura de Cusco, ya que sale mucho más barata.
    Hay varias entradas, según lo que quieran visitar.
    La más requerida es Machu Picchu + Huayna Picchu: 156 soles para adultos o 76 soles si presentan carnet de estudiante (sólo ISIC, las libretas no sirven)
    Machu Picchu + Montaña Machu Picchu: 142 soles para adultos o 72 soles para estudiantes aprox.
    Importante: Tengan en cuenta que los precios cambiaron a partir del 1 de enero de 2014.
  • ¿Cómo llegar a Machu Picchu? Hay varias formas de llegar, según tiempos y costos.1. En tren. Desde Cusco, parte el PeruRail, que llega a Aguas Calientes, pasando por Ollantaytambo. El tren es la manera más cómoda y también la más costosa. El precio depende del horario, anticipación y clase, pero lo más barato que podrán conseguir es  u$s 130 ida y vuelta.

    2. Caminando. También aquí hay varias opciones. Pueden contratar el Camino del Inca oficial, hay que hacerlo con bastante tiempo de anticipación y estar dispuestos a desembolsar una suma de dinero cercana a los u$s 500. El camino desemboca directamente en Machu Picchu. Pero para los que quieran hacer trekking y no dispongan de ese presupuesto, hay varias opciones de tours (Inca Jungle) que los llevan por la selva y llegan hasta Aguas Calientes. Generalmente tienen todos los gastos incluidos y los precios varían según la cantidad de días que dure el trek pero oscilan entre los u$s 200.

    3. El camino de la Hidroeléctrica. Esta es la forma más barata e independiente de llegar a Machu Picchu. Se trata de una pequeña fórmula que les presento a continuación: Desde Cusco, deben tomar un bus hasta el pueblo Santa María (15 a 20 soles). Son 6 hs de viaje pasando por Urubamba y Ollantaytambo. Una vez en Santa María, una combi hasta Santa Teresa (10 soles) y de allí un taxi hasta la Hidroeléctrica (5 soles). En la Hidroeléctrica se inscriben en un puesto de control y caminan durante dos horas por un paisaje alucinante costeando las vías del tren hasta Aguas Calientes.

    Costo total: 35 soles, 70 ida y vuelta.* También se pueden conseguir combis directas de Cusco a la Hidroeléctrica en agencias de turismo: 90 soles ida y vuelta. Lo malo es que vuelven al otro día a las 2 de la tarde (y el parque cierra a las 5 de la tarde) Preguntas: ¿Es peligroso? No, van a encontrar a muchos viajeros en el trayecto.¿Es difícil? Tampoco, es un camino plano, costeando el rio.¿El tren no me pisa? No, hay suficiente espacio para caminar.¿Puedo hacerlo en un día? Si, si salen de Cusco a las 7 de la mañana, llegan a Aguas Calientes a las 6 de la tarde.

  • ¿Que época es la mejor para visitarlo? Entre los meses de Mayo y Octubre. A partir de diciembre ya comienza la temporada de lluvia. En enero y febrero dicen que llueve todos los días.
  • ¿Dónde Dormir? En Cusco hay una infinidad de hostales de todo tipo. Nosotros nos alojamos gracias a la hospitalidad de Hostal Kokopelli. Se encuentra a una cuadra de la plaza de armas y el hostal es realmente un lujo. Lo recomiendo especialmente.En Aguas Calientes. Aunque el pueblo es pequeño esta plagado de hosterías. Nosotros nos quedamos en Hostal Angies y pagamos 25 soles por una habitación doble.También pueden acampar por 5 soles en un camping que se encuentra antes de llegar a Aguas Calientes.
  • ¿Que llevar?
    – Ropa cómoda.
    – Varias remeras, sobre todo caminando en Machu Picchu transpirarán mucho.
    – Varios pares de medias, para cambiarse y no ampollarse.
    – Repelente de insectos y protector solar
    – Un abrigo impermeable o poncho para la lluvia. Sobre todo si van en temporada de lluvia.
    – Cámara de fotos y muchas ganas de caminar.