Llegamos a la costa ecuatoriana con un objetivo claro: La observación de ballenas en Puerto López. Yo tenía una fijación, siempre me había gustado la idea de ver a esos gigantes del mar, pero aunque Argentina es famosa por Puerto Madryn, nunca lo había hecho y que mejor oportunidad que hacerlo en este viaje.

Puerto López es un pequeño pueblo que básicamente vive de la pesca y de los tours a las ballenas. Pueblito costero, desolado, de calles de arena, casas destruidas por la salitre y playa plagada de botecitos de colores. Lo más divertido para hacer es sentarse en el muelle por las mañanas ver a los pelicanos revolotear como aviones de caza sobre las barcas que traen el pescado fresco. Luego el día transcurre, como siempre, como uno más.

ecuador-puerto-lopez-5

Salimos por la mañana en bote. La tripulación era de 20 turistas, algunos ecuatorianos, alemanes, israelíes, un guía, el conductor y nosotros. Yo estaba expectante y un poco ridículo vistiendo uno de esos chalecos salvavidas color naranja fléo que nunca sé como atarme y que siempre sospecho que en caso de naufragio no deben ser de mucha ayuda.

ecuador-puerto-lopez-1

El día se presentaba gris, no frío, pero gris. Navegamos mar adentro a toda velocidad por aproximadamente veinte minutos. De repente, el bote apagó abruptamente los motores y nos detuvimos.

“Ahí están, ahí están!” Se escuchó.

ecuador-puerto-lopez-6

Miramos hacia el norte y vimos a un grupo de ballenas en el agua. Se cruzaban unas con otras, y chapoteaban en el océano como si fuera un juego de niños. Aparecieron más, muchas más. El guía nos dijo que eran más de ocho, una hembra y muchos machos cortejándola. Allá va nadando por los mares, la patota de muchachos persiguiendo a la más linda del barrio. Allá van halagándola, chamuyándola, a ver si afloja. Parece que las leyes de la vida se repiten en todas las especies.

Las ballenas jorobadas, se acercan religiosamente cada año a la costa ecuatoriana entre los meses de Julio y Septiembre a parir, buscando aguas mas cálidas, ya que el frío de la Antártida, no sería un buen entorno para sus no tan pequeñas crías. Al nacer, pueden medir entre 4,5 y 5 metros, llegando a los 16 metros en su etapa adulta.

ecuador-puerto-lopez-12

Algunos de nosotros subimos al techo del bote para tener mejor visibilidad mientras nos acercamos a ellas. Son muy veloces y sagaces, cuando notan nuestra presencia vuelven a sumergirse en las profundidades. No son nada tontas, seguramente lo habrán visto por ellas mismas, o algunas más viajadas les habrán contado lo que hicieron los barcos japoneses con sus compañeras de ruta. Me dan ganas de pedirles disculpas en nombre de la humanidad. No sé si me entenderían, pero evidentemente algún idioma hablan cuando hacen ese ruido tan particular. Jamás pensé que un pez podía hacer tanto ruido.

ecuador-puerto-lopez-11

De un instante a otro, una de ellas apunta directamente al bote y se nos viene hacia nosotros. Creo que fue a propósito, de venganza nomás. Al alemán no le gustó nada, lo noté enseguida. Justo cuando el choque era inminente hizo una gambeta y nos pasó por debajo. Un momento sencillamente increíble!

Luego desaparecen y se muestran a varios metros más. Se alejan muy rápido. Ponemos en marcha los motores, las seguimos y otra vez estamos a su lado. Su navegar es ondulante, armonioso, poderoso. Su perfecta precisión para entrecruzarse, para hacer dibujos en el agua es un espectáculo artístico digno merecedor de un aplauso de pie. Yo les saco fotos pero no me va muy bien, soy mucho mas lento y errático que ellas.

Las vemos subir y bajar, mostrar sus aletas, cantar, soplar agua como en los dibujos animados. Nos regocijamos viéndolas juguetear unas con otras. Juegan ¿saben?. Son tan libres, van y vienen, sin ningún rumbo. Tienen la infinidad del océano para andar y andar. Son un poco como nosotros, un poco viajeras y nosotros, los viajeros, somos un poco ballenas.

ecuador-puerto-lopez-15

Terminó el show y nos dirigimos hacia la Isla de Salango. Nos detuvimos cerca de un acantilado a observar unas extrañas aves de patas azules. ¿Alguna vez vieron un pájaro de patas azules? Dicen que son únicos en el mundo. Debe ser.

ecuador-puerto-lopez-14

Anclamos para hacer Snorkel. Luego de unas cuantas pruebas piloto donde tragué más agua que las ballenas logré dominar el deporte. No vi mucho, así que decidí volver al bote. Cuando estaba por llegar se me vino un cardumen de peces de todos colores. Resulta que Vito les tiraba comida al lado mío desde la popa, así que en cuanto caía el pedacito de banana, veía un millar de pequeños pescaditos atacándome. Yo fascinado, jugaba como un niño, trataba de tocarlos con las manos. Imposible. Una vez más volvían y tampoco. Eran bellísimos, encendidos, parecían luces de neón. En una de esas tantas la vi a Dory. Sí, la pescadita de Nemo, lo juro. Tal vez crean que los estoy engañando, pero esa fue la frutilla del postre de una mañana increíble en el pacífico.

Los motores se encendieron nuevamente, era hora de regresar.


DATOS ÚTILES PARA POTENCIALES VIAJEROS

  • La moneda oficial de Ecuador es el dólar estadounidense.

¿Cómo llegar?

  • Para realizar el avistaje de ballenas, deben llegar a Puerto López, al sur de la costa ecuatoriana. Desde Quito, deberán tomar un autobús a Manta  (10 hs = u$s 7) y desde allí otro a Puerto López (2 hs = u$s 3)

¿Dónde dormir?

Para alojarse en Puerto López hay hoteles, hostales y pensiones de diferentes precios. Por lo general, durante la temporada de ballenas pueden ser un poco caros. Lo más barato que ofrecen son u$s 7, aunque les aconsejo que regateen duro. Siempre les van a bajar. Sino, pueden considerar la opción de alojarse en Montañita e ir a Puerto López para la excursión.

¿Qué hacer?

El tour a las ballenas: Puerto López esta lleno de agentes de turismo que les ofrecerán el tour. Todos cuestan lo mismo, u$s 25 (regateen!) más u$s 1 de impuesto municipal por utilizar el muelle. La excursión dura aproximadamente 3 horas, incluye observación de ballenas, Snorkel en Isla Salango y un refrigerio.Nosotros lo hicimos con Machalilla Tours y hemos tenido una buena experiencia.

Para más información su web es www.machalillatours.org | Tel:  593-5-2300234 | email: info@machalillatours.org

Tengan en cuenta que la temporada de ballenas es desde Julio hasta principios de Septiembre. No más.

No Hay Más Artículos