“Let me take you down, ‘cause i’m going to
strawberry fields
nothing is real and nothing to get hung about
strawberry fields forever”
(John Lennon)

Sinceramente, mis días en Liverpool tuvieron un único motivo:  The Beatles.

Reconozco que no he visto casi nada que no tenga relación con ellos y que desde que bajé del bus anduve como con una especie de entusiasmo, exaltación y felicidad. Recién había llegado, y ya quería hacer todo. Si bien en Londres ya había calmado un poco mi ansiedad ahora estaba en Liverpool, la mismísima ciudad Beatle.

liverpool-the-beatles-ir-andando-blog-viajes-12

Mi primer encuentro con el Mundo Beatle fue en Penny Lane, la calle que titula la canción en la que Paul Mc Cartney recuerda algunas escenas de su infancia. Allí aún queda en pie, y es un motivo de orgullo de la zona, la barbería que se nombra en las primeras estrofas: “In Penny Lane there is a barber showing photographs / Of every head he´s had the pleasure to know /And all the people that come and go / Stop and say hello.”  

Aunque seguramente el lugar ya debe ser lo suficientemente distinto al que describe la canción, caminar esa calle, me dejó la sensación de estar junto a esos cuatro niños,  de vagar por su barrio; y de alguna manera me hizo recordar el mío.

liverpool-the-beatles-ir-andando-blog-viajes-1

liverpool-the-beatles-ir-andando-blog-viajes-3

liverpool-the-beatles-ir-andando-blog-viajes-5

Entre recuerdos y fotos nos cayó el atardecer. Fue en ese momento cuando empecé a repetir como un disco rayado: “vamos a The Cavern”?, vamos a The Cavern?”. La noche estaba linda para una cerveza así que allí fuimos, al mítico club donde tocaron en sus comienzos y revolucionaron la vida cultural de la ciudad. Su nombre lo describe muy bien. Aunque hoy está bastante modernizado, es una auténtica cueva con arcadas de ladrillos a dos pisos de subsuelo. Al fondo, el escenario original donde hacer la foto de rigor.

liverpool-the-beatles-ir-andando-blog-viajes-8 liverpool-the-beatles-ir-andando-blog-viajes-9 liverpool-the-beatles-ir-andando-blog-viajes-10

Cabe aclarar para los despistados (como yo) que en la misma cuadra conviven “The Cavern Club” y “The Cavern Pub“. El primero es el bar donde tocaron los Beatles, poblado por mayoría de turistas, y curiosos beatlemanícos. Para darles una idea, es como una especie de Hard Rock, con distintos espacios, proyecciones, exposiciones de instrumentos, objetos y firmas de músicos famosos (y de los Beatles, obvio.); con pequeños shows acústicos para que sea mas agradable la visita. Lo más interesante es que se expone el bajo que utilizó Paul el día que volvió a tocar en The Cavern. El show se llamó “Paul is back!” y como guitarrista, David Gilmour. Pavada de recital, no?

Enfrente se encuentra The Cavern Pub, una especie de sucursal más pequeña con entrada libre, donde encontré gente local, tocan mejores bandas y la pasé de maravillas. Si bien a The Cavern Club no hay que dejar de ir, por su historia y por lo que significa, en mi experiencia, el Rock está en el Pub.

liverpool-the-beatles-ir-andando-blog-viajes-11

Al día siguiente fue el turno del museo “The Beatles Story” que se encuentra muy cerquita del puerto de Liverpool, donde ante mi atónita mirada, amarra un submarino amarillo! El museo hace un recorrido por la historia del grupo, desde sus comienzos hasta su disolución. Allí podrán encontrar algunos instrumentos que utilizaron en sus comienzos, ropa, documentos y una audioguía con anécdotas interesantes. Hay relatos de personajes como Martin, Epstein o del diseñador de la tapa del Srgt. Peppers que cuenta que cuando les pidió a los cuatro que le sugieran personajes: Paul y John le llevaron una extensa lista, Ringo dijo que le daba lo mismo cualquiera y George sugirió seis gurus krishnas que nadie conocía. Así se va pintando la historia y las personalidades de cada uno, que termina en un espacio dividido para cada uno de ellos,  para quien quiera elegir su beatle favorito (el mío, George, aunque voy cambiando impunemente por épocas).

liverpool-the-beatles-ir-andando-blog-viajes-13 liverpool-the-beatles-ir-andando-blog-viajes-14 liverpool-the-beatles-ir-andando-blog-viajes-15

En realidad más que un museo, es un parque de diversiones para el niño que llevamos dentro. Y así se pasan horas y horas, navegando entre submarinos amarillos dentro del submundo Beatle. Para finalizar, la tienda oficial que es para envolverla en papel para regalo y llevársela entera.

liverpool-the-beatles-ir-andando-blog-viajes-16 liverpool-the-beatles-ir-andando-blog-viajes-17

La última parada de este tour beatlemaníaco fue visitar Woolton, el barrio de la infancia y seguir la huella de estos muchachos en el lugar de los hechos. Realmente es una experiencia muy divertida, porque uno va encontrándose en lugares que se hacen mención en las canciones, o simplemente va de punto en punto, como un detective, imaginando como habrá sido la vida de ellos en sus comienzos. Para los muy fanáticos puede llegar a ser como visitar Tierra Santa.

En la ciudad existen varios tours que hacen el recorrido por los puntos claves en autobús. Lo bueno es que incluye un guía que va explicando lo que se va visitando, lo malo es que vas atado a las formas y los tiempos del tour (hay lugares en donde ni bajan del autobús). Por ello, para los que conozcan medianamente la historia del grupo y sus canciones lo mejor es tomar el mapa, el bus hasta Woolton, caminar y descubrirlo uno mismo. No solo van a disponer del tiempo que quieran, sino que en el recorrido de un lugar a otro van a conocer el barrio, el contexto en el cual crecieron y se desarrollaron. Además, recuerden que eran amigos del barrio, y sobre todo niños que muy lejos no podrían ir, así que todo queda relativamente cerca.

liverpool-the-beatles-ir-andando-blog-viajes-22

El bus nos dejó nuevamente en Penny Lane. Desde allí uno toma la Avenida Menlove, cuenta 251 casas y llega a Mendips, el hogar donde creció Lennon. La verdad es que yo creía que me iba a encontrar en un barrio trabajador, más bien pobre, y sin embargo la zona donde creció este muchacho es de lo más bonita, llena de parques enormes y casas quintas. La casa es una residencia muy simple pero muy bonita, con un pequeño parque al frente y otro detrás. Fue vendida a una fundación que ahora sólo deja entrar a quienes contraten el tour completo con ellos, que lógicamente es el más caro. Así que me limité a mirarla de afuera, me saqué unas fotos y a modo de indemnización me llevé unas hojas del árbol como souvenir.

Desde allí, si se pega media vuelta a la manzana se encuentra Strawberry Fields, el viejo orfanato en el cual se inspiró John para hacer uno de los grandes temas de su carrera, y uno de mis favoritos. A través de su portón rojo, se ve el pequeño y misterioso bosque que le da un encanto singular. El lugar tiene sin dudas un efecto mágico. Uno llega, y queda como hipnotizado. No porque tenga algo particular, es un portón rojo, como cualquier otro, de hecho es una réplica del original. Lo que hay allí, es una energía distinta,  hay algo que no lo puedo explicar con palabras. Hay como una suerte de emoción pero no solemne,  es una emoción tan simple que da sensación de ternura. Tal vez lo más atinado me lo dijo un canadiense que vive enfrente junto a su familia: “Aquí todos vienen con una sonrisa”, mientras yo asentía sonriente.

liverpool-the-beatles-ir-andando-blog-viajes-18 liverpool-the-beatles-ir-andando-blog-viajes-19

Mi recorrido siguió hasta la iglesia de St. Peter, el lugar donde una tarde se conocieron Paul y John.  En su cementerio, luego de recorrerlo exhaustivamente y de preguntar a un guía de otro tour, encontré la tumba de Eleonor Rigby, que inspirara otra gran canción.

Finalmente fuimos al 20 de Forthlin Road, hogar de la infancia de Paul Mc Cartney. Casa de dos plantas, bastante más humilde que la de John, en un barrio un poco mas pobre (tomando parámetros británicos, obviamente.) Allí coincidimos con otro guía que explicaba que la ventana que da a la calle, era la de su cuarto y que allí se juntaban con John a tocar y componer algunos de los temas que fueron los primeros hits de los Beatles. La casa de Paul era el punto de encuentro, ya que como su padre era músico tenían piano. El tour y el guía se fueron, y luego de unas fotos, me quedé unos minutos sentado en el cordón de la vereda pensando en todo lo que ocurrió allí.

liverpool-the-beatles-ir-andando-blog-viajes-23

Pensé en cómo en un lugar minúsculo e indiferente en el mapa puede surgir algo fundamental, que ha definido una época. Pensé en cómo algo tan insignificante como dos chicos  desconocidos con una guitarra y un piano, lograron marcar a toda una generación, para siempre. Pensé en sus sueños, y pensé en los míos. Me pregunté si los lograré. Pensé en cómo esos cuatro tipos soñaron con cambiar el mundo con música. Me pregunté si lo lograron.

Ahi recordé unas palabras de George que leí en el museo: “The Beatles salvó al mundo del aburrimiento”

liverpool-the-beatles-ir-andando-blog-viajes-4